Grecia puede liquidar sus demonios financieros, pero ¿se librará el euro?