No es una reforma laboral, es el mayor ataque contra los derechos de las clases trabajadoras que se podía imaginar