Un empresario deja la mitad de su herencia a los Príncipes y a los ocho nietos del Rey