Los bancos europeos preparan planes de contingencia en caso de un retorno a las monedas nacionales