Construir cárceles, una industria boyante