Haití, el alto precio de la libertad