De la guía telefónica a la tumba: la supuesta lista de víctimas de Assad era falsa