Nuestro papel en el trance haitiano