Cuando los acreedores son los rescatados