Enric Durán convierte su juicio por impago en un alegato contra la banca