¿Se privatiza la política?