Estamos asistiendo ni más ni menos que a un golpe de estado financiero de la clase rentista de la Eurozona