Los hombres de Goldman Sachs toman las riendas de Europa