Crisis ecológica global: Cuando 7.000 millones de habitantes no son el problema