World Energy Outlook 2011: Un difícil equilibrio entre optimismo y realismo