Primavera Árabe: vestigios de inducción estratégica