Cuando la democracia entra por la puerta, el mercado salta por la ventana