El Gobierno griego infló su déficit para aplicar las medidas de austeridad